jueves, 16 de abril de 2009

El azahar

Un dia la madre naturaleza se vestir de fiesta para recibir dignamente a la Reina Primavera. Los arboles se cubrieron de verdes hojas y policromas flores; las aves le formaron un concierto singular de trinos y los demas animales un murmullo de voces dispares.
Llega al fin la reina esperada. Radiante de hermosura y seguida por su cortejo de flores, trinos y voces. Una larga fila de arboles y palmeras a trav�s de los campos infinitos le hacen la guardia de honor, que ella reviste con prestancia y esplendor, como corresponde a su real investidura. De pronto ante su vista se presenta el naranjo, hermoso y recubierto con sus albas y fragantes flores; se le acerca resuelta, toma varias de ellas hasta formar un ramillete y con el adorna su esplendente cabellera rubia y rizada. El desposorio de ambos quedo aso sellado.
Por eso, adelantandose a la venida de su bella esposa, desde entonces el naranjo se adorna de flores y son tambien desde entonces los azahares que adornan las cabezas y los pechos de las novias de la Tierra, como simbolo de la pureza y el candor.
Los bellos y anaranjados frutos constituyen la riqueza de una extensa y prospera zona de este suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario